06 noviembre 2010

Váyase usted a la mierda.....

Dice Benito que la España actual es similar a la España de la Segunda República.
¡¡QUE MÁS QUISIERAMOS!!.
Está usted muy equivocado, señor Benito. España no es similar a la de la II República; no es, ni de lejos, una democracia. No es, ni por asomo, un estado aconfesional. España, señor Benito, es una Dictadura Bipartidista, arrodillada ante los que se denominan representantes de un ser imaginario que nos hará arder después de muertos. España es un país que se lanza a la calle para vitorear, como
antiguamente, al representante de un grupo de pederastas adoradores del dinero y del poder. Si España fuese similar a la España de la II República, y sus representantes tuviesen lo que hay que tener, usted no habría aparecido por aquí, a lo sumo (je,je), habría mandado un sms. España a lo que realmente se parece, D. Benito, es a la España de después de la II República, de cuando ustedes mandaban, de cuando pecaban sin rendir cuentas, de cuando paseaban acompañando al dictador; se parece a aquella España que tanto echan de menos y que tan cerca sienten.

PD: Además, hay que ser muy gilipollas "pa" decir que se parece a la II República cuando te recibe un príncipe.

4 comentarios:

jgdecar dijo...

Tienes razón esto no se parece a la II República, que mató curas y monjas a saco, pero a saco.
Y gente que no eran curas, quemaron iglesias y conventos a diestro y siniestro, fusilaron el Corazón de Jesús del Cerro de los Angeles... etc etc etc.
Todo ello en aras de un laicismo mal entendido.

Mayoyo dijo...

Señor jgdecar tendrá usted que recurrir a otros argumentos, mucho menos manidos que lo de la quema de conventos, para convencerme. En España se vivió una ola de anticlericalismo declarado (en ocasiones muy justificado), no de laicismo mal entendido.Laicismo mal entendido es lo que arrastramos aquí desde que se aprobó la constitución esa que dice que somos un país aconfesional siendo mentira.

Líster dijo...

Ya que parece que a Benedicto XVI le encanta novelar la historia contemporánea de la España de los años treinta, se me ocurre transcribirle un delicioso pedazo de "Riña de gatos. Madrid 1936", una maravillosa novela de Eduardo Mendoza, que este viernes salió a la venta:

"Mire, Padre, la gente no quema iglesias y conventos sin ton ni son. Nunca han quemado una taberna, ni un hospital ni una plaza de toros. Si en toda España el pueblo elige quemar iglesias, con lo que cuestan de prender, por algo será."

Pues eso, por algo será... A ver si de esta forma, al menos, se le pega algo de su valor literario al Santo Padre, ya que de la capacidad de análisis histórico de Bendicto, no creo que se pueda esperar gran cosa.

Amen.

http://lister-lageslos.blogspot.com/2010/11/un-mundo-raro.html

El Pinto dijo...

Quienes ahora y siempre manifiestan más cercanos al Santo Padre, son los mismos que desatienden, cuando por ejemplo, pide clemencia ante las penas de muerte, decretadas por el régimen totalitario de un Caudillo, que acuñó serlo, “por la gracia de Dios”, o más recientemente se manifestara contrario a una guerra ilegal.

 

Agua Va !!! © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates